6/6/11

24/365

Quiero dormirme al mecer de una hamaca, con el vaivén del aire impulsándome y a la vez frenándome. Que me empujes y aprovechar tu fuerza para impulsarme; ir cada vez más y más alto. Quiero sentir que vuelo, pero que también me estoy cayendo. Que mis brazos y manos, cada vez más tensas, se aferren con firmeza a las cadenas oxidadas de la hamaca, reteniédome. Quiero que mis piernas acompañen el movimiento, estirándose y flexionándose para ir cada vez más y más alto. Que mi mente quiera soltarse, dejarse llevar por las corrientes de aire que se forman a su alrededor, motivada por la adrenalina y un desconocido impulso temerario. Ir cada vez más y más alto. Hasta darme cuenta que de esa manera, no puedo seguir subiendo. Llegar hasta el límite y no querer que sea el límite, soltarme. Volar, que esos segundos de mi descenso sean minutos, horas, días; que el tiempo se estire como en cualquier sueño; pero no, no quiero caer. No quiero sentir la tierra compacta y dura que debajo mio me espera, no por miedo a golpearme, sino por miedo a despertar, a volver en mi.

3 comentarios:

  1. Nada te hace sentir más niño de vuelta que una hamaca :')

    ResponderEliminar
  2. linda :) un día de estos nos vamos a una plaza a hamacarnos!!!

    ResponderEliminar

Tienes algo para decir? (: Dilo!